Cetona de Frambuesa: ¿Funciona realmente para adelgazar?

Se ha detectado un bloqueador de anuncios

Nuestro sitio web es posible gracias a la exhibición de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Adelgazar no es solamente una cuestión de mantener estereotipos de belleza impuestos por la sociedad, pues a veces es una medida que debemos tomar para no poner en riesgo el bienestar de nuestro cuerpo.

Por esta razón actualmente existen miles de fórmulas que prometen hacernos perder peso, algunas comprobadas científicamente y otras cuyas promesas milagrosas son un verdadero fiasco.

Generalmente los especialistas recomiendan mantener una dieta saludable y una vida no sedentaria para obtener un peso ideal; sin embargo, cumplir estas exigencias puede ser un reto ya que las tentaciones gastronómicas abundan por doquier haciendo que sea muy difícil decir que no y evitar caer en las tentaciones. Es entonces cuando nos preguntamos si un suplemento dietético quizás nos ayudaría a lograr más rápido nuestro objetivo sin tener que sacrificar tanto.

Los vendedores se encargan de hacer ver a sus clientes que el producto que ofrecen es realmente potente y eficaz, prometiendo que esos kilos extras que marca la balanza desaparecerán casi que por arte de magia. Pero antes de dejarte llevar por promesas sin sentido debes tener en cuenta que la eficacia de la mayoría de esos productos no está verificada, por lo cual no existe la evidencia científica suficiente para fundamentar sus propiedades adelgazantes.

La cetona de frambuesa y su popularidad como suplemento adelgazante

El impacto de los medios televisivos sobre nuestras vidas es enorme, lo que se evidencia claramente en el hecho de que en el 2012 fue una serie de televisión quien popularizó la cetona de frambuesa dándole el título de “quemadora de grasa milagrosa”.

En uno de sus capítulos la popular serie “Dr Oz” presenta a este ingrediente como la mejor alternativa para quienes buscan adelgazar sin tanto esfuerzo, cuestión que algunos estudios científicos han confirmado; pero la realidad es que antes de iniciar su uso para combatir la obesidad es necesario tener algunos datos en cuenta.

¿Qué es la cetona de frambuesa?

Este no es un compuesto nuevo para los seres humanos, pues desde hace muchos años se emplea para aromatizar y dar sabor a productos en el área cosmética y alimentos en el área comercial. La cetona de frambuesa es un químico presente en el aceite que se obtiene de las semillas de estos frutos rojos, cuyos beneficios aún son objeto de estudio en numerosas pruebas científicas.

Beneficios de esta cetona

Los estudios que se han logrado hacer hasta el momento con respecto a este producto por si solo han sido en animales, por lo cual la eficacia de la cetona de frambuesa en los seres humanos sigue siendo cuestionable.

  • Tiene propiedades antioxidantes
  • Acelera el procesamiento de las grasas cuando se ingiere en conjunto con otras sustancias como la vitamina C.
  • Aumenta el volumen y acelera el crecimiento del cabello, aún en aquellos casos de alopecia de origen hereditario.

Cabe destacar que los beneficios “quema grasa” de la cetona de frambuesa han sido estudiados en animales cuya dieta se ha basado en la ingesta de este compuesto dentro de su alimentación; por lo cual aún no es posible determinar si el metabolismo de las grasas se producirá de igual manera en el cuerpo humano.

Estudios científicos sobre la cetona de frambuesa

Pruebas en Ratas

En el año 2005 científicos japoneses publicaron un estudio en la revista “Life Sciences”, donde sostienen que a través de pruebas en ratas lograron evaluar el efecto de la cetona de frambuesa sobre el organismo de estos animales.

Los ratones fueron alimentados durante un periodo de 11 semanas con una dieta bastante alta en grasas; los cuales fueron divididos en grupos y se les administró diferentes dosis de cetona de frambuesa. Los resultados fueron que los animales con mayor cantidad de cetona administrada experimentaron un menor índice de aumento de peso; de igual modo se logró notar que la grasa abdominal que poseían se redujo significativamente.

De acuerdo a esto concluyeron que tal vez la aceleración en el metabolismo de los lípidos se deba a que la cetona actúa sobre la norepinefrina del cuerpo lo que se traduce como aumento de la temperatura corporal y degradación de la grasa corporal.

Cinco años después de este primer ensayo clínico, en el año 2010 otros científicos se dispusieron a realizar nuevas pruebas que confirmaron lo dicho anteriormente por los japoneses, publicando sus resultados en la revista “Planta Científica”.

Esta vez los estudios fueron hechos mediante una metodología microscópica, pues se tomaron muestras de células adiposas del cuerpo de algunas ratas, introduciendo en ellas cetona de frambuesa de forma in vitro. Como resultado a ello, las células grasas una vez entraron en contacto con la cetona iniciaron un proceso de descomposición, cuya acción secundaría era la liberación de adiponectina, una hormona con efectos comprobados sobre la regulación del metabolismo interno, sobre todo en los niveles de glucemia.

Pruebas en Humanos

En realidad, la evidencia existente de pruebas en seres humanos no confirma el hecho de que la cetona de frambuesa sea un suplemento adelgazante por sí solo; ya que fue empleada en conjunto con otros compuestos para afirmar dichas propiedades.

Fue en el año 2013 cuando se difundió un documento que describe la prueba científica realizada a un grupo de 70 personas con problemas de obesidad durante 8 semanas.

En esta prueba los participantes se dividieron en dos grupos, uno de ellos mantuvo una dieta saludable combinada con ejercicio físico para bajar de peso, mientras que el otro hizo lo mismo, pero anexando un suplemento dietético a base de cetona de frambuesa, cafeína, ajo, jengibre y capsaicina.

Los resultados fueron que los integrantes del grupo que usó el suplemento lograron una pérdida de peso mayor que los otros.

Conclusiones: ¿Funciona o no la cetona de frambuesa?

Pese a que La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales (Natural Medicines Comprehensive Database) sostiene que la cetona de frambuesa es un elemento natural de los cuales se necesita más evidencia científica para asegurar su eficacia; se puede decir que cuando es empleada con los compuestos adecuados se convierte en un potente quemagrasa.

Por sí sola posiblemente no tenga los mismos efectos, tampoco nos consta que sin una dieta saludable y ejercicio físico frecuente logre mostrar cambios significativos en el peso corporal.